Webs baratas, al final caras

Webs baratas, al final caras

Últimamente están surgiendo multitud de servicios de desarrollo web desde 50 euros todo incluido. Las ofertas son de todo tipo y muchas de ellas incluyen el dominio, el hosting e incluso te regalan el mítico bono de 50 euros en publicidad de Adwords!

Todo esto que a priori es una web practicamente gratis tiene sus pequeñas complicaciones.

Para empezar, cualquiera podrá imaginar el exhuberante diseño y estilo que tendrá una web de este calibre, plantillas desfasadas, con código HTML incorrecto y alojamiento en servidores limitados y con baja relevancia en los buscadores.

La realidad no se queda ahi.
Son webs realmente deficientes que por lo general casi ni cumplen las expectativas de un guarda bosques, con todo respeto a la profesión...
Estos sistemas te permitirán introducir manualmente la información que tu desees e incluso poner el mapita de Google y el formulario de contacto!

Los problemas como siempre comienzan cuando necesitas algo más...

Si posteriormente deseas modificar un simple número de teléfono y lo consultas te dirán que no existe ningún problema pero a la hora de la verdad, preparate para llamar 203023 veces y esperar como mínimo 3 meses para que te cambién el telefono o te aprueben los cambios.

Si por casualidad decides pasarte a otra agencia y hacer una web nueva, olvidate del dominio. No sólo el dominio no estará a tu nombre registrado, si no que el mal hacer de estas empresas incluso llega hasta negarte facilitarte el código de liberación del dominio o cancelar todos tus esfuerzos por transferir el dominio a otro proveedor.

Hemos tenido clientes, que después de haber pagado estos servicios nunca llegaron a disponer de una web publicada, y otros tantos que aunque la publicaran, al final hubiera sido mejor descolgarla dado que aparecian en Google dando mala imagen al negocio o haciendo la competencia a la nueva web del cliente con mejor aspecto y datos actulizados.

Conclusión:

Efectivamente es un servicio a un precio inmejorable, pero si usted no es un carpintero, y tiene expectativas de poder mejorar algo su imágen en Internet con el tiempo le convendrá pagar un poco más por un servicio de calidad que le ahorre tiempo y disgustos al cabo del tiempo.

Comparte este artículo